Contacto: 649 56 73 68 / info@datic.es   Español  Inglés  Portugués     DESCARGAR DOSSIER

RECOMENDACIONES PARA REFORZAR LA SEGURIDAD DE TU RED WIFI

 
Datic te ayuda a proteger tu WiFi

RECOMENDACIONES PARA REFORZAR LA SEGURIDAD DE TU RED WIFI

18 Ago
2015

Desde Datic te facilitamos una serie de recomendaciones para maximizar la protección de tu red WiFi y ayudar a reforzar la seguridad de tu conexión.

 

1.- Conoce tu router y los principales conceptos WiFi.

El router, es el dispositivo que te facilita tu proveedor de Internet y que en su interior tiene un sistema operativo. Pero rara vez una configuración incluida de fábrica se adapta a las necesidades de los usuarios: contraseñas débiles, puertos sin abrir, velocidad baja, etc.

 

Es por eso que conviene que aprendas más sobre tu router: cómo acceder a su configuración interna, qué hace cada opción y cómo actualizar su firmware. Al mismo tiempo, viene bien que te informes sobre cada tipo de cifrado WiFi y sobre el funcionamiento básico de la tecnología WiFi.

 

2.- Cambia la configuración por defecto del router.

Una vez que te has informado sobre tu router, debes cambiar su configuración para que se adapte a tus necesidades. Un router que mantiene las opciones de fábrica es un router más accesible a posibles ataques.

 

Entre los pasos recomendados por los expertos están el cambiar el nombre de la red (SSID), usar un cifrado de tipo WPA2-AES con una contraseña segura y limitar el número de direcciones IP asignables.

 

Ningún cifrado está a prueba de ataques criptográficos, pero si eliges las tecnologías más robustas, la probabilidad de que tu red sea invadida por extraños se reduce bastante.

 

3.- Aprende a usar herramientas de auditoría de seguridad.

En la seguridad informática para impedir que alguien supere las defensas de tu red hay que saber qué herramientas se usan para hackear redes WiFi. La única manera de saber si tu configuración de seguridad es sólida es usarlas contra tu red WiFi y ver si consigues acceder.

 

4.- Controla la cobertura de tu red WiFi.

La señal de una red inalámbrica se propaga hacia todas las direcciones desde el router. Para evitar que la señal se extienda a lugares desde los que no conectarás, debes pensar en dónde situar el punto de acceso. Es imposible limitar la señal del WiFi, pero puedes alejar el router de la calle y de los vecinos.

 

Por otro lado, aprovecha otros aparatos electrónicos y objetos metálicos: ambos interfieren con la señal WiFi y pueden actuar como un "escudo" y si no aprovechas la velocidad del protocolo 802.11n, usa el b o el g: tienen menos alcance.

 

5.- Usa un nombre de red anónimo.

Cada red WiFi tiene un nombre (SSID). Si no has accedido a la configuración del router, el SSID será el que venga incluido de fábrica o uno generado al azar, como WLAN_123D, MOVISTAR_354ª, etc. Lo que quizá no sepas es que mantener el SSID por defecto es muy peligroso para tu red WiFi, pues das información valiosa sobre tu modelo de router.

 

Cambiar el nombre de tu punto de acceso (SSID) no hará que tu red WiFi esté a salvo, pero sí será un mensaje para quien explore las redes que tiene a su alrededor.

 

También puedes hacer que no sea visible desmarcándose esta opción, deshabilitando la emisión de la identidad. La red no será hackeada tan fácilmente pero se deberá introducir la SSID cada vez que se quiera que un dispositivo se conecte.

 

6.- No descuides la seguridad de tu equipo.

Por muy segura que sea la configuración del router, debes proteger tu equipo en caso de que alguien consiga acceder a tu red y tenga malas intenciones. Si el cifrado de la conexión WiFi falla y no tienes un cortafuegos en tu PC, cualquiera podrá acceder a tus carpetas compartidas. Es imprescindible tener un cortafuegos o firewall. Todos los sistemas operativos incluyen uno, y hay utilidades que facilitan su puesta a punto.

 

7.- ¡No te pases con las medidas de seguridad!

Establecer en tu router de contramedidas, en lugar de ser beneficioso, puede causarte problemas. El filtrado de direcciones MAC es un ejemplo de medida de seguridad ineficaz y peligrosa, puesto que es tremendamente fácil quedar excluido de la propia red por un pequeño error.

 

8.- Apaga el WiFi si no vas a usarlo.

S no vas a conectar a tu red a través de una conexión WiFi, desactiva esa funcionalidad en tu router. Una red cableada es más segura, rápida y fiable que una inalámbrica y si vas a estar fuera de casa por un largo periodo, apaga el router.

 

9.- Usar el sentido común.

Ser sensato a la hora de actualizar y usar la red WiFi doméstica disminuye las posibilidades de que ésta sea hackeada. Usar una buena solución de seguridad que permita comprobar el nivel de seguridad de la red inalámbrica y asesore sobre cómo configurar los ajustes correctos puede ser de gran ayuda.

Fuente: Datic Desarrollo de Aplicaciones